Carpintería de ribera: embarcaciones que son arte sobre madera

El artesano de botes Jorge De La Rosa, con 34 años de experiencia, describe su oficio con orgullo, porque los conocimientos que posee son una herencia de su localidad que le permiten llevar el pan a la mesa

Sabrina Marcano

Tres mil años a.C., los egipcios comenzaron a  explorar nuevas tierras. Para expandir  sus conquistas, achicar fronteras y navegar los siete mares, inventaron embarcaciones. Fue  entonces, cuando elaborar botes artesanales se volvió un oficio común en las regiones costeras y surgió la carpintería de ribera.peñero

En el oriente venezolano, esta popular labor se arraigó en la memoria y el corazón de sus pobladores desde antes de la colonización. Los conocimientos de construcción de peñeros de madera se heredaron de ancestros, y todavía se practican. Tal es el caso de la localidad El Peñón, ubicada a siete kilómetros de la ciudad de Cumaná, estado Sucre, donde la mayoría de sus habitantes se dedican a la pesca y a los quehaceres relacionados con el mar.

Jorge Luis De La Rosa es un carpintero de ribera con 34 años de experiencia, oriundo de El Peñón. Como la mayoría de los profesionales en el área, aprendió de forma autodidacta, cuando era adolescente. Nunca ha asistido a ningún curso o preparación formal. Además, ha sido albañil y, al igual que su padre, pescador.peñero8

“Todo comenzó  porque yo crecí aquí, cerca del mar, y poco a poco quise incursionar como carpintero. Le decía a mi papá que me dejara trabajar con sus botes y el pensaba que los iba a romper. Cuando tenía 19 años, agarré uno de sus peñeros de tres metros y lo convertí en uno de seis metros. Esto me sirvió para conocer todas las partes de la embarcación y me motivó a trabajar por mi cuenta”, confiesa.

Proceso artístico

Explica que el cliente indica el tamaño y modelo del bote que desea. “A partir de seis metros, hasta 14, es un peñero; más grande, es considerado una lancha. Los pequeños pueden resistir el peso de cuatro personas, los grandes hasta de ocho”.  Luego, busca los materiales que requiere el pedido.peñero5

El ebanista resalta que conseguir la materia prima actualmente “es difícil” por la escasez que atraviesa el país. Sin embargo, detalla que, cuando halla todo lo que necesita, adquiere distintos tipos de maderas. “Me gusta que sean de buena calidad como el saqui saqui y el cedro. Todo varía según el lugar donde se debe colocar. Uso palosanto para la quilla, roble en el costillar, y pardillo para el tablazón”, especifica.

“Hay que cortar el costillar cuando la luna está en menguante y así, la madera será eterna. Si se corta en creciente, se pudre. Todos estos conocimientos han pasado de generación en generación en esta comunidad, yo lo aprendí de los viejos. Ahora, le dejo mi experiencia a Cruz De La Rosa, mi ayudante e hijo mayor”.peñero4

Una vez que el carpintero ha cortado todas las partes, monta la quilla, que une desde la punta de la proa hasta el final de la popa, enlazando el barco como su columna vertebral. Después, agrega la roa y realiza el espejo del bote. Para nivelar el esqueleto principal, incorpora la mura, conformada por dos maderos colocados en el medio de la obra de arte.

Posteriormente, agrega las cuadernas, que actúan como trazos laterales en forma de U. Su cantidad dependerá del tamaño del barco. Entonces, el experto incorpora las tablas de fondo para recubrir con delicados trozos de madera la armadura artesanal. Emplea macilla para pegar cada pieza.

Finalmente, lija la madera, retoca y pinta, la mayoría de las veces coloca su sello personal, bautizando el bote como “El Varón”, en honor a sus cuatro hijos. Todo el proceso de construcción  puede tardar nueve días, si se realiza con un ayudante. En caso de hacerlo individualmente, podría tomar tres semanas.

Foto: Oriana Moreira. AndoDeViaje.com

Foto: Oriana Moreira. AndoDeViaje.com

Actualmente, De La Rosa atiende clientes de su comunidad y de distintas partes del estado Sucre. Detalla que un bote de tres metros cuesta 500 mil Bs, de cinco metros 700 mil Bs, de seis metros 900 mil Bs. Las embarcaciones de mayor tamaño sobrepasan el millón de bolívares, dependiendo de la longitud y anchura.

Con la experiencia de quien ha construido más de 60 botes, De La Rosa explica que las embarcaciones de madera son mejores que las de fibra de vidrio, porque a su parecer son más seguras. “Otros materiales se hunden, la madera siempre va a flotar”, detalla. Para su mantenimiento, recomienda pintarlo cada dos o tres meses y sacarlo del mar después de siete días, dejándolo al sol en tierra firme por una semana.

“Esta profesión es una enorme satisfacción. Me llena de orgullo porque ha pasado de generación en generación en este pueblo. La primera vez que vi a mis hijos construir un bote lloré de la alegría. Invito a los jóvenes de la comunidad a aprender este oficio porque es la carpintería más bella que hay en la vida y hay que practicarla con el corazón”, aconseja.

Localidad

Los oficios que realizan los habitantes de la zona son variados: artesanos, carpinteros, soldadores, pintores o empanaderas, pero es seguro que casi todas las labores involucran el mar. En este pueblo, se respira aire salado. El verano reina todo el año.

Palmeras, sol, piel tostada, sandalias, arena y poca ropa son parte del día a día de Henry Vargas, un pescador del sector que posee tres peñeros y ofrece trabajo a miembros de la comunidad.

“Mis conocidos y yo somos de aquí y trabajamos todos en esto. De cuatro a ocho personas salimos todos los días en los botes a buscar el alimento”, revela.peñero3

Vargas afirma que actualmente los precios de las embarcaciones ”son caros”. Además, cada mes y medio debe pintar los botes y el costo de los materiales es de nueve mil bolívares. “Lo bueno es que el carpintero es de aquí mismo y le pago con pescado. Todos nos ayudamos en el pueblo para poder sobrevivir”.

Otros estados

Nueva Esparta es uno de los estados venezolanos donde es común la carpintería de ribera. Los habitantes de las localidades de Chacachacare, Boca de Río, Juan Griego, La Guardia y El Tirano se han dedicado a la construcción artesanal de botes para el consumo de sus comunidades y para comercializar en el resto del país.

Además, desde 2003, existe una asociación de Carpinteros de Ribera del Estado Nueva Esparta (Carena), que está formada por más de cien profesionales en el área, incluyendo a los maestros más antiguos en este oficio.

Pin It