Cómo evitar el garreo cuando la embarcación está fondeada

Se entiende por garrear cuando el ancla resbala en el fondo de una embarcación fondeada, provocando un desplazamiento del barco a sotavento.

Cuando hay condiciones meteorológicas difíciles, el garreo de un barco puede arruinar el paseo mejor planificado a una isla paradisiaca. Sin ser alarmistas, en un fondeo existe la posibilidad de que la embarcación garree, lo que les producirá un sudor frío a los marinos novatos.

Por su parte, los marinos veteranos, manteniendo la tranquilidad de los que saben lo que hacen, entienden que deben ponerse en acción sin pérdida de tiempo. Veamos cómo y por qué.

Un buen tenedero

La primera medida para minimizar el riesgo de que el barco garree, es la elección de un buen tenedero o fondeadero, tomando en cuenta los siguientes puntos:

  • El lugar elegido debe estar protegido contra los efectos del viento y del mar cuando haya mal tiempo.
  • Se debe tomar en cuenta la zona de borneo y la posibilidad de poder salir rápidamente a aguas libres en caso de un brusco empeoramiento del tiempo.
  • El fondo debe permitir que el ancla se clave y al mismo tiempo que sea fácil de zarpar o arrancar del fondo.
  • El declive del fondo también es un factor. Por ejemplo, si es hacia alta mar y la embarcación garrea con vientos de tierra, iría a fondos mayores con lo que el ancla podría quedar colgando o con poca cadena con relación al fondo.
  • Idealmente, se elegirá el fondeadero después de haber estudiado la carta náutica para estudiar la configuración de la costa, ubicación de faros, derroteros, corrientes y vientos, sitios característicos de tierra y su apariencia desde el mar, mejores lugares de fondeo, etc.
  • Son bueno tenederos los fondos de arena fina o gruesa, grava, conchas rotas y fango. Son malos tenederos los fondos de piedra y algas.
  • Cuidado con el fondo de arcilla. Si bien representa un buen tenedero, si el ancla se desclava del fondo, a las uñas les cuesta volver a clavarse ya que se pega muchas arcilla entre la caña y los brazos.

Detectando el garreo

La forma de detectar si el ancla garrea es tomar dos o tres referencias de la costa para ver si al bornear se mantiene la proporción de las distancias a estos puntos.

Garreo 3Otra señal claramente visible es si la cadena se pone tensa y se forma seno en cortos periodos de tiempo.

Cuando el barco garrea de noche, siempre hay la posibilidad (ojalá así ocurra) de que se  detecten los ruidos y movimientos del arrastre del ancla por el fondo. Para verificar se puede seguir las referencias de luces de tierra y de otros barcos cercanos.

Hay funciones de muchos GPS que activan una alarma en caso de que el barco se desplace más allá de un borneo normal. En general, el valor del rango para que se active la alarma, conviene ponerlo un 15 o 20% superior al error de posición que muestre el GPS una vez que se haya fondeado. Si el error de posición es muy grande, la alarma de garreo podría avisar cuando ya sea tarde y se sienta un golpe en el casco.

Qué hacer

Hay que lograr maniobrabilidad de la embarcación prendiendo el motor de inmediato para frenar la deriva, apartarse de las rocas y de otros barcos.

Sin embargo, una cosa es la rapidez y otra el descontrol. Una velocidad excesiva de la embarcación podría hacer que la hélice pasara sobre la línea de fondeo, dando como resultado el bloqueo del motor y la pérdida de gobierno.

Si se cae contra otra embarcación, hay que intentar separarlas (cuidando la integridad física de los que ejecuten esa maniobra) y colocar más defensas para asegurar que no se dañen los cascos.

SONY DSCEl paso siguiente es recuperar el ancla con la mayor rapidez posible. Una vez libre el barco, hay que navegar por la zona vigilando la profundidad y buscando un lugar adecuado para fondear nuevamente. El sitio que se escoja, debe tener espacio suficiente para el borneo, tanto propio como de las embarcaciones vecinas.

Al largar el ancla, es  preferible que se haga aplicando una longitud de cadena hasta tres veces superior a la profundidad. Esta maniobra se puede realizar con un mínimo de velocidad marcha atrás para que se clave el ancla cuando se tenga largada la mitad de la cadena, parando la marcha antes de largar el resto de su longitud.

Una vez que se haya fondeado el barco, hay que tomar nuevas referencias del entorno para que haya seguridad de que esté bien anclado y no vuelva a garrear.

Pin It